Relato de ariestella[KVS]

Publicado: 30 noviembre, 2010 en Expresiones artísticas

Lo miras y te estremeces. Sabes, en cada fibra de tu cuerpo, que le perteneces, que puede hacer y deshacer lo que quiera contigo. Eres suya porque así lo elegiste, porque sabes que es lo correcto, que no hay otra forma de vivir si no es bajo su control, bajo sus órdenes y lo respetas. Dictó las normas, las reglas que debes seguir, las posturas que debes tomar, el placer que debes sentir y eso te hace sentir liberada, tranquila, segura. 

El control que ejerce en tu vida te abruma, pero al mismo tiempo te tiene atrapada. No sabes cómo explicarlo, no sabes si quieres explicarlo, es algo que sólo tú y Él comparten, conocen y viven. No te importa el qué dirán, no te importa que te traten de loca o que te digan que te estás anulando por los caprichos de alguien que no lo merece, porque sabes que no es así; Él merece eso y mucho más. Es tu vida, es el responsable de tu placer, de tus gemidos, de tu humedad y te gusta.

Si alguien te preguntase por qué actúas así, seguramente podrías decir algo como que Él sabe lo que quieres y te lo da en cada orden, en cada azote, en cada demanda que te hace. Feliz te pones a sus pies, porque no conoces otro tipo de felicidad. Y no, no tiene que ver con un problema de autoestima o de autoconcepto, porque sabes que postrarte a los pies alguien, como lo haces tú a los suyos, es algo que requiere muchísima autoestima y valor.

Te mira y te sientes expuesta, sensual, deseada, querida. La mezcla de sentimientos que te inunda cada vez que Él te dice algo o posa sus ojos en ti, te excita, te hace sentir viva.

Le cedes el control a ojos cerrados. Te arrodillas con las piernas abiertas totalmente dispuesta. Agachas la cabeza y reprimes un gemido. Te excita, te calienta, estar así, entregarte de esa manera; porque, para ti, la entrega lo es todo, es lo que le da sentido a todas las cosas que haces. Quieres entregarte a Él, a tu Amo.

Quieres hacerle saber que te rindes a sus deseos, pero a veces no sabes cómo hacerlo y ésa parte de ti se rebela. No buscas un castigo, sino que buscas es la explicación de tus sentimientos, el motivo de la rendición, el placer que te da el saber que eres suya.

Te conoce, te domina, te desea. Cuida de ti al mismo tiempo que te destroza, ya que sabe cómo hacerlo y tú se lo permites; gimes, jadeas y ruegas por más. Ante cada palabra, golpe y humillación te retuerces de placer sintiendo y, secretamente, pensando las cosas que tú provocas en Él.

Eres consciente de que tú provocas cosas en su cuerpo que nadie más provoca, por algo te eligió a ti por sobre las demás. Eres su sumisa, alguien –algo– que le da placer. No es importante tu físico, tus medidas, tus curvas, para Él eres perfecta y eso es lo que importa. Tu Amo está complacido de cada parte de ti, incluso esas que a ti misma no te gustan, y les sabe sacar provecho. Él valora mucho más la entrega y el abandono que tienes que un cuerpo perfecto. Valora cada una de las lágrimas y los quejidos que se dejan entrever en cada azote y no un vientre plano, porque sabe que, quizás, no lograría el mismo efecto en alguien que no seas tú.

ariestella[KVS]

 

comentarios
  1. ariestella[KVS] muchisimas gracias por el préstamo de este precioso relato. Saludos afectuosos para ti y para Karl…

    Isabella{TP}

  2. GeishO dice:

    Adhiero a las palabras de Isabella (TP) =)

    GeishO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s